¡Agarra dato! Abstinencia sexual nos vuelve menos inteligentes

Una de las preguntas más frecuentes a los psicólogos es sobre el sexo y es que la mayoría de las personas pensamos que no tener sexo influye directamente en nuestra salud.

Un reportaje del diario El País resuelve abiertamente esta duda y nos da resultados científicos que sí, dejan en claro que a mayor abstinencia hay menor inteligencia y más agresividad.

Iniciaremos la explicación sobre esto respondiendo a la pregunta ¿Cuándo es, entonces, la abstinencia un problema? Si es consciente de que no tiene actividad sexual y eso le preocupa, puede tener un efecto pernicioso.

“Cuando se habla del cese de la actividad sexual, no por una causa voluntaria sino por algo que lo impide, hay estudios muy interesantes como los de Els Pazmany, de 2014, que abordan los efectos sobre la autoestima de la persona o la idea del autoconcepto, aumentando el estado de depresión y ansiedad. Una persona que no ha tenido nunca una actividad sexual sola o compartida no es tan consciente de lo que ocurre, y a lo mejor, si se cuida en otros aspectos, la falta de sexualidad no tiene por qué ser tan negativo. Pero en una persona que en un momento determinado ha tenido sexualidad y la cesa o la deja, el perjuicio es mayor porque es consciente de esa ausencia, y la afectación psicológica se acaba traduciendo en otros procesos fisiológicos y orgánicos”, señala para el referido diario la sexóloga clínica Francisca Molero, codirectora del Institut de Sexologia de Barcelona Molero

El estrés lo provocan condicionantes diversos, como la falta de sueño o las preocupaciones diarias, pero también podría estar relacionado con el sexo, según un estudio de 2005 que detectómenores niveles de estrés entre quienes habían mantenido relaciones sexuales recientes.

“Latendencia natural fisiológica sería siempre compensar a nuestro cuerpo: si estamos mal ynuestro nivel de dopamina o de serotonina disminuye por tener bloqueados los sistemas derecompensa, habría que recurrir a un mecanismo natural como el sexo para intentar desbloquearesa situación, pero no lo hacemos de forma espontánea por los condicionamientos sociales,morales y culturales que nos dicen que eso no está bien. Es un ejemplo de cómo la percepciónde nuestra salud y la influencia de la cultura a veces nos puede bloquearnos a la hora desolucionar nuestros problemas de salud”, reflexiona Molero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *