La historia de los dos fisicoculturistas que temen por sus vidas después de pasar 30 años inyectándose esteroides

Los fisicoculturistas brasileños Tony Geraldo, de 49 años, y Álvaro Pereira, de 50, confesaron a la prensa local que, “hubo un tiempo que éramos adictos a los esteroides”, y reconocieron que se “pinchaban” con una sustancia llamada Potenay B12, comúnmente empleada por veterinarios a animales.

“Nuestro entorno se encargó de evitar que acabemos mal”, aseguró Pereira, quien también es conocido por su apodo: “Conan”, referido al musculoso personaje de ficción del siglo 20.

“Hulk”, padre de tres hijos y que padece las consecuencias del exceso de esteroides en su cuerpo, detalló al “Daily Mail”: “Le digo a mi esposa que ella es la única que no me quiere. A otras mujeres les encanta mi tamaño. Tiene que aceptarme como soy, o tendremos que seguir nuestros caminos por separado”.

Los oriundos de Rio de Janeiro tenían como referente a Arnold Schawrzenegger, y fue por él que comenzaron a inyectarse diversos productos químicos, actualmente sus bíceps alcanzan, y superan, los 60 centímetros.

La sustancia en cuestión se llama Potenay B12 y se encarga de acelerar el crecimiento de los músculos, además de estimular el aumento de peso. Habitualmente los veterinarios usan este producto en animales. A su vez, los culturistas también pasaron por el Synthol, el cual se utiliza para aumentar y endurecer los músculos.

El químico, que parece extenderse en el ambiente del fisicoculturismo brasileño con el paso del tiempo, es altamente adictivo y provoca depresión, daños en el hígado y en los riñones, según diversos blogs de salud.

“Lo tenemos bajo control. La gente cercana no me dejaría ir nuevamente por el mal camino, y yo hago lo mismo con mi hermano. Queremos ser más ‘grandes’, pero siempre le digo que tenemos que tener cuidado”, concluyó Pereira.

Tony, quien tiene problemas de presión alta a causa de las inyecciones, comenzó a utilizar esteroides con sólo 15 años, mientras que su amigo “Conan”, lo hizo a los 18. Actualmente bajaron la dosis y consumen cinco veces a la semana, según la información que develó la prensa brasileña.

Por otro lado, también llevan a cabo una dieta de 12 plátanos y 6 huevos antes de realizar ejercicios. Además, comen cada tres horas o cuatro veces al día, ingiriendo un total de entre 4 mil y 6 mil calorías diarias.

 

(infobae)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *