MIS VIVENCIAS: INGRID SARINA RUBIO ALGUIEN INOLVIDABLE

Por Carlos de San Juan.

La conoci en el Enzanche Ozama, una niña preciosa, alguien muy especial, no por su condición física, si no porque era tan sana, su corazón era como un manantial de agua limpia.

No se como logre que ella se fijara en mi, fue maravilloso tenerla como mi novia, aunque su familia se oponia no pudieron con nosotros.

Estar a su lado era como algo mágico, me fascinaba ver sus ojitos de mirar de lluvia profunda y serena, porque ella era flores y campanas.

Argentina una amiga en común fue nuestra mensajera, la que nos llevaba las cartas que nos escribiamos, igual Elizabeth, nos apoyó todo el tiempo.

Recordarla es como volver a vivir un cuento de hadas, de fantasía, como bailar el Danubio Azul del maestro vianes Johann Strauss, tomado de sus manos.

Espero que sea feliz, que tenga una bonita familia, ella se merece eso y muchos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *