El suicidio del presidente Antonio Guzmán conmocionó a la población

SANTO DOMINGO. Bordeando la madrugada del 4 de julio de 1982, en la barbería del Palacio Nacional el presidente Antonio Guzmán Fernández se disparó en la sien con un revólver calibre 38 y se convirtió en el primer mandatario de la República Dominicana que terminó con su vida, lo cual conmocionó a la población.

La fatal decisión fue tomada por el gobernante 43 días antes de entregar el mando al perredeísta Salvador Jorge Blanco, ganador de las elecciones de mayo de 1982, con quien mantenía un antagonismo de gran repercusión pública.

Después del deceso del jefe de Estado, que inauguró la apertura democrática de la nación, tras vencer al reformista Joaquín Balaguer, sucesor de la dictadura trujillista, la posición fue ocupada por Jacobo Majluta Azar, entonces vicepresidente de la República, quien traspasó la potestad a Jorge Blanco el 16 de agosto de 1982.

La muerte de Guzmán generó diversas versiones sobre los motivos que tuvo para suicidarse. En la época se conjeturó que el mandatario estaba deprimido debido a que lo habían decepcionado colaboradores de su círculo más íntimo. También se especuló que Jorge Blanco había amenazado con someterlo a él y a algunos familiares a la justicia por hechos de corrupción ocurridos en el gobierno.

SEGUIR LEYENDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *