La triste historia de la actriz que fue amante de Luis Miguel y de su padre, Luis Rey

Hasta ahora su personaje no ha aparecido en la bioserie de Luis Miguel, pero la actriz y cantante mexicana Abril Campillo fue una mujer importante en la vida del cantante y de su padre: fue amante de los dos.

Siempre fue muy discreta sobre esta relación. Incluso en una ocasión aseguró que en el periodismo de espectáculos le habían cerrado las puertas por no dar a conocer detalles de las experiencias que vivió con Luis Rey y su hijo, por lo cual su carrera nunca despegó.

Campillo falleció en marzo de 2017, víctima de cáncer y, según su familia, antes de morir esperaba una disculpa del cantante, de quien fue pareja en la década de los ochenta y a quien habría ayudado económicamente.

“Él no se portó como un caballero mientras estuvo con mi mamá. Ella siempre lo apoyó económicamente en todo, así como en lo moral. Me gustaría que viniera a pedirle perdón”, dijo el día del funeral, Michel, hijo de la actriz.

La actriz luchó durante tres años contra el cáncer de seno. La enfermedad y la falta de empleo, la llevaron a una difícil situación económica, ante lo cual versiones señalan que pidió ayuda a Luis Miguel, pero nunca tuvo respuesta.

Abril se llevó muchos secretos a la tumba pero meses antes de morir, en una entrevista con el periodista mexicano de espectáculos Gustavo Adolfo Infante, reveló algunos detalles de su relación con el padre y con el hijo.

Los secretos oscuros

En una entrevista radiofónica en abril de 2016, cuando ya padecía cáncer, reveló que siempre estuvo enamorada del cantante, pero que para llegar hasta él todas las jóvenes “tenían que pasar por la aduana con su papá”, es decir, primero debían mantener sexo con él, de lo contrario, nunca lograban acercarse al hijo.

Era un hombre muy destructivo”, aseguró.

“Más que nada yo amaba a Luis Miguel, pero tenías que pasar aduana por el papá porque si no, no te dejaba llegar”, dijo.

“Todas las mujeres que anduvieron con Luis Miguel pasaron primero por el padre, y a quienes no, el padre las corría…Yo tenía el control de todos los teléfonos”, dijo.

Campillo sostuvo una relación con Luis Rey entre 1985 y 1986, justo cuando acababa de desaparecer Marcela Basteri, la mamá del cantante.

Una anécdota publicada por el periodista Chucho Gallegos, señala que cuando estaban juntos, en una ocasión intercambiaron parejas en un jacuzzi con la abuela de la hija mayor de Luis Miguel y su novio de entonces, ante la mirada del cantante cuya habitación estaba justo enfrente del lugar.

Campillo aseguró que padre e hijo eran muy liberales “ellos tenían otra mentalidad, son europeos” y afirmó que por esa libertad es difícil que el cantante encuentre una pareja estable y pueda hacer una vida de familia.

“Es una historia muy grande, pero la verdad es que la gente ahora me salió más papista que el Papa, porque dice: “¿Cómo que con el papá y el hijo?”, como si nunca hubiera pasado”, dijo en la entrevista con Infante.

La actriz nació en 1958 y Luis Miguel, presuntamente en 1970, pero según dijo, su acta de nacimiento es apócrifa y no solo no nació en México (sino en Puerto Rico) sino que también es mayor de lo que dice.

Todo fue un plan orquestado por su padre para hacerlo parecer desde un principio más niño de lo que era, incluso aseguró que Luis Rey también tenía documentación en la se decía que era más joven. “El tipo estaba loco”, expresó.

Después de su romance con Luis Rey, Campillo inició una relación con Luis Miguel a finales de los ochenta y asegura que él ya tenía más de 20 años, así como experiencia con mujeres mayores, como la también cantante y actriz Lucía Méndez.

Juntos vivieron en España, Estados Unidos y México, pero lejos de obtener algún beneficio asegura que “vivía ahí de puros corajes, salí poniendo de mis ahorros”.

Reconoció que al haber tenido una relación con el padre y con el hijo se enteró de secretos de familia y se empezó a convertir en un personaje incómodo para los dos hombres, principalmente para Luis Rey, porque él siempre contaba su versión de las cosas y las acomodaba según su conveniencia.

Antes de morir, un productor llamado Enrique Calleja, la buscó para ofrecerle una fuerte cantidad de dinero a cambio de que se presentará en un programa en España para contar su historia sobre el padre y el hijo, pero “nunca lo utilicé ni me aproveché de su nombre y muchos medios me dejaron de entrevistar porque no hablaba de él”.

Campillo falleció pesando 30 kilos, sin volver a ver a Luis Miguel y sin recibir la disculpa que esperaba de su parte, aunque nunca explicó los motivos “porque las damas no tenemos memoria”.

 

(infobae)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *