BRENDA SANCHEZ

Tan lánguida tan leve y tan sublime, cual de la luna del tímido temblor.

Es su piel que parece cuando oprime, que no tiene más peso que una flor.

En una flor debió de haber nacido y a veces se diría que su piel, es un velo traslúcido tendido sobre su fino cuerpo de clavel.

Y al través de su carne transparente, como al través de un vaso de cristal, se mira dilatarse la corriente de su sangre de púrpura ducal.

(letras Joaquin Balaguer)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *